Nathalie Cely on the Ecuadoran Political Scene

Nathalie Cely, former ambassador of Ecuador to the United States and Letters Blogatory contributor, comments on the Ecuadoran political scene, less polemically than Gustavo Domínguez a few days ago. Her piece, which is in Spanish, focuses on the lack of detail in all candidates’ economic proposals. Thanks, Nathalie, for your contribution!


En las ediciones del mes de enero de 2017 y diciembre del 2016 de nuestra Revista Desde El Centro hemos pasado revisión a los retos que el nuevo Gobierno enfrentaría para mejorar la competitividad y superar la recesión económica que vive el país. Los retos son muchos, pero ciertamente también el panorama mundial presenta oportunidades que pueden ser aprovechadas. En el diagnóstico muchos candidatos y analistas coinciden: alto servicio de deuda por su componente de corto plazo, necesidad de reactivar la inversión privada y potenciar la atracción de inversión extranjera directa, fomentar la generación de empleo, potenciamiento del agro y de las exportaciones, mejorar la sostenibilidad fiscal, mejorar la eficiencia del gasto y de la inversión pública, mejorar la competitividad de la producción nacional, entre otros. Sin embargo, pareciera que los candidatos a la Presidencia de la República se encontraran en una suerte de carrera por quien ofrece más para lo que consideran las mayores preocupaciones ciudadanas, sin dar mayores detalles sobre las soluciones a estos importantes retos.

El candidato Moreno, quien lidera las encuestas, ha ofrecido volver los ojos a la inversión privada del país, brindando como ofrenda de paz, la creación de un Consejo Consultivo Tributario, en el que los empresarios puedan manifestar sus preocupaciones sobre la carga tributaria y la no pertinencia de ciertos impuestos, como mecanismo para garantizar que se realizará una revisión técnica de los mismos. Así también se ha manifestado abierto a la revisión del anticipo al impuesto a la renta y ha ofertado cuarenta universidades para la formación técnica y tecnológica, así como dos nuevas universidades en Santo Domingo y la Amazonia, como estrategias para mejorar el talento humano.

En lo que ha sido parco el candidato Moreno es en su planteamiento para reducir el servicio de la deuda y en cómo alcanzar equilibrios fiscales, sin embargo si propone el programa Un País Que te Cuida, en el que se ofrece subir el Bono de Desarrollo Humano a US.150, e incremento de la pensión de los adultos mayores de US.50 a US.100 y ampliación de la cobertura para llegar a 560 mil adultos mayores, lo que implica también incrementar la presión fiscal.

El candidato Moreno tampoco ha mencionado sus propuestas para mejorar la competitividad, fomentar las exportaciones, y cuales son las bases de su modelo productivo, esto es si seguiría con la priorización de la estrategia de “industrias industrializantes”, propuesta por el Vicepresidente Glas o se enfocaría en un plan exportador en los nichos de mayor valor agregado de cadenas productivas existentes. Aunque si ha mencionado la necesidad de tecnificación del campo y fomento al emprendimiento como estrategias en su propuesta de Pacto Nacional por el Empleo, Inversión Productiva, Innovación e Inclusión. Recordemos que el Vicepresidente Glas ha apostado su capital político en el llamado ¨plan de industrias básicas pesadas¨, el mismo que requiere de una inversión estimada de US. 11.500 millones de dólares, y en la que se concibe financiar con inversión pública los proyectos de la refinería y petroquímica, acero plano, cobre, aluminio, astilleros y pulpa. Si bien el Gobierno actual, ha reconocido tibiamente los esfuerzos fallidos de sustitución de importaciones en ciertos sectores, donde el país no tiene ventajas competitivas dinámicas, es incierta cual sería la política del binomio Moreno-Glas. En el mismo sentido, si bien el pragmatismo se impuso y se firmó el acuerdo con Europa, y el candidato Moreno ha reconocido la necesidad de “refrescar las relaciones internacionales”, queda aún mucho por conocer sobre l nueva dirección en el manejo de las políticas internacionales. Finalmente, no está clara la posición del candidato Moreno en relación al proyecto de Ley de Herencia propuesta por el actual régimen y semilla de la discordia con el sector empresarial.

El candidato Guillermo Lasso, a quien el mayor número de encuestadoras, lo ubican en el segundo lugar, ha basado su campaña electoral en la promesa de generar un millón de empleos en cuatro años, sin dar mayores detalles que no sea el que eliminará catorce impuestos 1 que devolverán US.3.000 millones a las manos de los ciudadanos, y que con un shock de confianza la inversión regresará y retomaremos la senda de crecimiento. Recibiendo un país con un déficit fiscal entre 6 y 7% del PIB, con un servicio de la deuda que al 2016 llegó al 8% del PIB, 2 es muy difícil creer que sólo a punto de generar confianza, y por la fuerza de una mayor inversión privada se generaría el nivel de crecimiento que permita a su vez recuperar los equilibrios monetarios y fiscales. Para que la economía ecuatoriana pueda generar un millón de empleos en 4 años debería crecer entre el 6 y 8% de manera sostenible, tarea que no parece plausible dada las razones ya anotadas. En economía, no existen milagros, más aún en el cortísimo plazo, es imposible lograr equilibrios fiscales reduciendo impuestos, impulsando la demanda interna sin que se afecte el sector externo, y generar crecimiento que a su vez multiplique empleos sin que existe algún ajuste en alguna de las variables mencionadas.

Por otra parte, el candidato Lasso no ha brindado detalles en cómo reduciría la vulnerabilidad de la economía ecuatoriana a los shocks externos, esto es como diversificar la economía ecuatoriana, para que sufra menos con las caídas de los precios del petróleo y de las materias primas, que no sea su estrategia de otorgar créditos al 1% de interés y a 30 años plazo para reactivar el agro ecuatoriano, y la política de celebrar acuerdos comerciales. La única estrategia que parece dar cuenta de la política industrial del candidato es la propuesta de crear zonas francas o zonas especiales en Manabí provincia que fue afectada por el terremoto, esto beneficiaría a sectores como turismo, inversiones, construcción y salud. La zona franca incluirá incentivos tributarios para la reconstrucción de la infraestructura hotelera, y sería por 30 años. Restaría ver en que se diferencian estas zonas francas de la actual legislación que permite la creación de zonas económica especiales con incentivos fiscales diferenciados.

Recordemos que una economía dolarizada requiere para su mantenimiento de liquidez en dólares, la misma que se alimenta básicamente del superávit de la balanza comercial y de pagos. Es decir, que uno de los requisitos básicos para mantener la dolarización es el de generar más divisas ya sea mediante mayores exportaciones, menores importaciones o un mayor influjo de capitales, financiamiento o remesas. De allí la importancia de conocer que proponen los candidatos para mejorar la competitividad de la producción nacional y de las exportaciones. Parecería que la propuesta del candidato Lasso de eliminar el examen de ingreso y la SENESCYT responden a puros intereses electorales, sin proponer soluciones efectivas para mejorar la preparación del talento humano para el futuro, así también de cómo mejorar la productividad y como hacer de la innovación la fuente de nuestro desarrollo. Pareciera que Lasso nos propone el modelo del “goteo”, 3 donde la sola existencia del mercado, de la inversión privada, y de menor regulación resuelve mágicamente los problemas del desarrollo.

Las propuestas de los candidatos Viteri y Bucaram también caen en el ámbito de las generalidades, y la del candidato Moncayo si bien más parca en los ofrecimientos políticos sociales, no se acaba diferenciando con claridad de la del Gobierno actual.

La candidata Viteri ofrece un modelo de mayor intervención privada, también con reducción de la carga impositiva, pero mucho más limitada que la del candidato Lasso, y centrada en la eliminación del impuesto a la renta y el de salida de divisas, pero con oferta de ciertos subsidios fiscales como el eléctrico a un millón de hogares que consumen energía eléctrica por debajo de 110 kilovatios al mes en la Sierra y 130 kilovatios en Costa y Galápagos, la condonación de deudas de los agricultores, entre otros. No ofrece tampoco detalles de sobre cómo se impulsaría la diversificación productiva, la innovación y la mejora en el talento humano, que no sea el enunciado de un Ecuador Digital, que facilite el acceso de los jóvenes a las tecnologías. Coincide en la eliminación del examen del ingreso superior, pero no plantea propuestas alternativas de cómo se alcanzaría una mejora en la calidad educativa universitaria.

En lo que todos los candidatos coinciden es en fomentar el emprendimiento a través del paso de leyes especiales como en el caso de Lasso o en ofrecimientos específicos de financiamiento como en el caso de Moreno y Moncayo.

El gran reto que enfrenta el siguiente gobierno, que es el de reactivar la economía manteniendo en equilibrio los sector monetario, externo y fiscal, no es menor y requiere de propuestas serias y coordinadas para poder realizarlo sin ajustes que afecten a los más pobres. Lamentablemente, la mayor parte de los ciudadanos iremos con los ojos vendados a las urnas, sin conocer como los candidatos plantear estos importantes retos. Nuestra democracia demanda más que un baratillo de ofertas como el que hemos observado.

Notes:

  1. Los impuestos que propone eliminar son: 1. Anticipo al Impuesto a la renta, 2. Salida de Divisas, 3. Activos en el Exterior, 4. Tierras Rurales, 5. a la Renta sobre los Espectáculos Públicos, 6. a la Renta sobre Herencias, Legados y Donaciones, 7. a la Renta sobre la venta ocasional de acciones o participaciones, 8. Vehículos Motorizados, 9. Compra de Vehículos Usados, 10. Impuesto Ambiental, 11. A los Ingresos Extraordinarios, 12. a los Consumos Especiales (furgones, gaseosas, servicios de Tv Pagada, cocina a gas, entre otros), 13. Del 2×1000 al Capital y 14. Ley de Plusvalía.
  2. Al término del 2016, de acuerdo a datos del BCE, el 2.09% del PIB se dedicó a gastos financieros, el 4.7% del PIB a amortizaciones y el 1.7% pago de preventa petrolera para un total de 8% del PIB.
  3. Teoría del goteo se refiere la corriente económica que cree que basta con sostener libre mercado para lograr el crecimiento sin tener en cuenta otros factores como la redistribución de la renta o la inversión pública.

About Nathalie Cely

Nathalie Cely Suárez is Distinguished Fellow at the Global Federation of Competitiveness Councils and President of the Centro Competitividad e Innovación. She is the former Ambassador of Ecuador to the United States and the former Minister of Coordination of Production, Employment and Competitiveness.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *